¿Para qué el psícologo deportivo?

Hoy en día nadie duda de la importancia de los factores psicológicos en la competición. Pero todavía mucha gente piensa que los psicólogos deportivos intervenimos cuando el jugador tiene algún problema. Por ello, lo primero es diferenciar entre el psicólogo clínico y el psicólogo deportivo.

Mientras el primero se encarga de enfermedades psicopatológicas como las depresiones, trastornos de ansiedad o fobias, el psicólogo deportivo intenta que los deportistas mejoren su rendimiento en competición y que puedan enfrentarse con éxito a las exigencias psicológicas de su deporte.

En el caso del golf, es muy importante que el jugador tenga una buena capacidad de concentración, sepa reponerse rápidamente de los errores, aguante los momentos de presión o sepa eliminar pensamientos negativos de su mente en determinadas situaciones.

Todas estas habilidades psicológicas son las que trabaja el psicólogo deportivo. Por tanto los deportistas no tienen ningún problema mental sino que lo que necesitan es potenciar una serie de habilidades psicológicas que les van a ayudar a hacer frente a las diferentes situaciones de la competición.