¿En qué consiste el entrenamiento psicológico?

Empezaremos por decir lo que no es.

No son charlas dos días antes de la competición, ni procesos extraños de mentalización ni frases como “piensa positivamente”. Es evidente que es mejor pensar positivamente que de una forma negativa pero esto es lo mismo que decir a un jugador que es mejor hacer un buen swing que uno malo. El problema es cómo pienso positivamente o cómo hago un buen swing.

El entrenamiento psicológico presenta dos facetas. Una de ellas busca que el jugador aprenda las habilidades psicológicas necesarias para la competición. Todo entrenamiento, ya sea éste técnico, físico o psicológico, consiste en la realización de unos ejercicios con el objetivo de aprender algo. Pues en el entrenamiento psicológico lo que se va a aprender con la realización de estos ejercicios específicos es a permanecer concentrado, a relajarse o activarse según convenga, a visualizar para preparar mejor los golpes, a olvidar los errores y saber sobreponerse a ellos, a tener una sólida rutina pre-golpe, a motivarse uno mismo o a preparar la competición de un modo adecuado. El entrenamiento busca la autosuficiencia del jugador en el campo.